jueves, 25 de julio de 2013

Viéndose en el espejo: "El Fantasma de la Ópera"

Christine ve al Fantasma en un espejo.

          Se encuentra mucho simbolísmo en la obra “El Fantasma de la Ópera”, uno de los símbolos más importantes siendo el espejo. En la obra está utilizado para que los carácteres vean no cómo son por afuera, sino por adentro. Christine y el Fantasma son los que realmente lo ocupan y entonces aprenden mucho de si mismo. Ellos llegan a entender que el uno tiene algo que aprender del otro para que ambos entiendan mejor los lados sombra y luz.
          Christine usa el espejo en tiempos de reflexión para entender más acerca de quién es. Es esto que le empuja a explorar un lugar que no conoce bien: el lado oscuro. El Fantasma le ayuda a experimentar con lo que es ese lado. Empieza cuando Christine ve al Fantasma en el espejo y lo acepta como maestro. De ahí, embarca ella una jornada personal de la cual aprende de la profundidad de ese lado, especialmente al fin cuando descubre algunos espejos en la habitación del Fantasma. Ella está acostumbrada ver espejos en el lado luz, y el ver espejos en el lado sombra extiende su perspectiva.
          Al principio, los espejos que tiene el Fantasma están escondidos por algunas alfombras. Él los tiene porque sabe que hay algo que descubrir adentro de si mismo, pero todavía no sabe que es. Al principio, él no está dispuesto aceptar el lado luz por sólo haber conocido el lado sombra toda su vida. Cuando llega Christine a su habitación, ella quita las alfombras para que se vean. Después, el Fantasma ve gradualmente que lo que le falta no es Christine sino lo que ella representa – la luz. Al fin, después de dejarles a Raoul y a Christine a escaparse, él rompe los espejos porque él ya ve lo que le faltaba.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario